En una temporada profética, Dios te anuncia de antemano lo que va a hacer para que te prepares y estés sintonizado con la frecuencia del cielo.